Posts Tagged ‘Hendaia’

Año nuevo, baño nuevo

miércoles, enero 8th, 2014

Las calles de Irún en alerta roja, Poseidón ha aparecido en la playa de Hendaia y amenza con desbordar el Bidasoa en cuanto suba la marea. Un nuevo año, me baño en las gélidas aguas de Hendaia para purificar mi alma, que buena falta le hace. Esta costumbre, este ritual, es de las pocas cosas buenas que me queda y no la voy a romper, por muy fría que esté el agua. A veces acompañada, otras veces en solitario, así es mi vida.

IMG_4244

 

 

Crónica de un retraso anunciado

lunes, enero 7th, 2013

Otra vez, me da un poco de coraje (no demasiado, para qué nos vamos a engañar) no tener la disciplina suficiente para escribir todas las semanas en el blog. Debe ser cosa del destino. Eso es lo que hay, toca cuando toca. Además, tengo la manía de escribir con pluma primero, en mis cuadernos, preferiblemente Moleskine, y hago trabajo doble, pero me da mucho más placer.

Baño purificador en Hendaia, un intento remocear

(7 de enero)

Sigo alimentando lo que es ya una tradición lo que es ya una tradición de más de diez años en mis locuras: bañarme en la playa de Hendaia el primer domingo del año (siempre que no caiga en día 1), esta vez convertido en lunes que lo han hecho en fiesta para no perder la “Epifanía” que ha caído en domingo. Hoy no ha habido jóvenes en la aventura, pero ha sido igual de rica y placentera. Brindé con cava, Vilarnau Brut Nature, un brindis un poco onanista, pero hay que mantenerlo para enriquecer las locuras. El agua, helada como siempre y como debe ser. El año que viene, más.

A por las olas

A por las olas

Madrid Fusión, una espina sacada (21 de enero). Acudo a Madrid Fusión por segundo año, la crisis se nota en todo, pero esta feria-showcooking sobrevive. La han trasladado a Ifema y tiene poco espacio. Amistades, conocidos, voy promocionando las Tertulias del Vino, visitando stands de bodegas, de productores gastronómicos… y de paso catando vinos y viendo algunas puestas en escena muy interesantes. En la edición del año pasado me tomaron el pelo, mis antiguos socios y alguna supuesta amiga del otro lado del océano. Este año hemos progresado, mejores amigos.

Fitur es ya un ritual, pero yo doy la nota (30 de Enero). Visito Madrid, la Feria Internacional de Turismo, FITUR, y aprovecho para ajustar cuentas con algunos conocidos (me marcho de la Asociación de Enoturismo dando un portazo), y para saludar a buenos amigos de Asturias, Catalunya y Navarra. Y aprovecho para soñar con mis amigas colombianas, de Cali (¿iré este año a Cali? ¿qui lo sait?).

Un ritual, primer baño del año en Hendaia

lunes, enero 9th, 2012

Llevo varios años haciendo este ritual de bañarme el primer domingo del año, o el segundo, en la haladas aguas de Hendaia. Suelo decir que es para quitarme de las cosas malas del año anterior y prepararme ya limpio para afrontar el nuevo año con mejor ánimo. No soy supersticioso, pero es algo que llevo haciendo que desde 2004 o 2005, no me acuerdo muy bien, sirve para hacer unas buenas risas y me sienta muy bien. No siempre da buena suerte, en 2007 me abrieron la cabeza volviendo a casa un camión, pero quizás la suerte fue que no me quedé allí.

 

Poseidón se dirige a sus dominios

 

Las sirenas no se atreven a entrar, pero entraron, vaya que si entraron

Este año he llevado a la chiquillería y he introducido una novedad, brindar con champagne por el nuevo año.

Brindis por el nuevo año en la playa de Hendaia

Ballenas, sábalos, txitxarros, verdeles,
anguilas, pargos y mojarras.
Hipocampos, Nagas, Krákenes, Leviatanes y Sirenas,
Aligotes, lubinas pintadas, corvinas y tripterigones,
crustáceos y cefalópodos.

Entrañas de Lamias y Górgonas,
sonrisas de Nereidas y aliento de Argonautas.

Poseidón, dios de los mares, y Zeus dios de los cielos,
Escuchad mi reclamo y prestar la máxima consideración a esta invocación y este brindis.

Los meteoros exigentes del invierno están amortiguando la luz,
y extenuando a nuestras gentes, dejando la suciedad y las miserias a fuera de nuestro corazón, un nuevo año irrumpe en nuestras vidas.

Acudimos a la fuerza de Diónisos, nos conjuramos y alzamos nuestras copas en un brindis apoteósico con el mejor champagne,
para que las fuerzas más nobles de la naturaleza y de la humanidad
se hagan presentes en este nuevo año y nos otorguen la mayor dicha.

Librarnos de todos los males, la ganancia es grande, y grande también el peligro, guardadnos principalmente la vida y la felicidad

 

Hendaia bien vale una copa de champagne (y nosotros, dos)

Para los rezagados, también había

Y, por si acaso, que nos quiten lo bailao. ¡Viva Hendaia!